Seguidores

Problemas

Sumergirme sería la opción más drástica y eficaz. Pero no es la solución a los problemas, ni a los errores. Hoy he decidido amarme de valor y ponerme en pie. Mirar de frente y no correr ante la gente. Saber elegir y renunciar. Reír cuando toca reír y llorar lo que no hay que guardar. Derramar la tristeza y alimentarme de la felicidad que desprende el resto del mundo. Bajar la escaleras y no tropezar, y si tropiezo no dudar en levantarme.

Sí, eso es lo que he dicho nada más levantarme pero también es lo que no he hecho. Ha sido uno de los días más horribles del año. Hoy, me he dado cuenta que tengo un problema, bueno más de uno, pero lo que más me duele es, que había creído que estaba completamente superado y resulta que no, que eso sigue ahí, como un bicho que te va comiendo por dentro sin que te des cuenta, y que cuando sale al exterior no se puede controlar sin ayuda, pero no sé cómo pedir ayuda o quizás ya lo este haciendo y no se den cuenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario